lunes, 19 de noviembre de 2018

EJERCITO POLACO EN LA CAMPAÑA POR FRANCIA DE 1940


Septiembre de 1939 la invasión alemana, seguida de la soviética, provoca que la defensa de Polonia sea imposible. No obstante el gobierno lejos de capitular ordena a sus combatientes cruzar las fronteras e intentar por todos los medios alcanzar Francia. Desde suelo aliado su objetivo será  construir un nuevo ejército y proseguirán la lucha contra el invasor.

Primeros pasos, un gobierno en el exilio
El 17 de septiembre de 1939, el entonces Presidente de la República, Ignacy Moscicki, lanza desde el pequeño pueblo de Kuty (actualmente Ucrania) cerca de la frontera sur de Polonia, una proclama en la que transfería el poder y el nombramiento como nuevo presidente del estado a L. Raczkiewicz, Presidente del Senado. Esta decisión se realiza de conformidad con el artículo 24 de la Constitución de la República de Polonia, adoptada en abril 1935.

El 29 Septiembre 1939,Raczkiewicz, que ya estaba en París, hace su juramento constitucional en la Embajada de Polonia y se convierte en el nuevo Presidente de la República de Polonia. A continuación, nombra al general Wladyslaw Sikorski, como su primer ministro que tras relevar a Edward Rydz-Śmigły asume también el puesto de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas polacas. Estas aunque derrotadas en la campaña de septiembre, consiguen evacuar grandes contingentes de pilotos y solados que a través de Hungría y Rumania llegan a Francia para formar nuevas unidades y continuar la lucha desde el exilio. Paralelamente el gobierno establece su sede en Paris aunque más tarde tras el desastre de mayo de 1940 se retirara a Angers y finalmente con la caída de Francia, ya fija en Londres la que sería su residencia hasta su disolución con la llegada de la democracia a Polonia en los años 90. Reconocido por todos los gobiernos aliados, políticamente se trataba de una coalición del Partido Campesino Polaco, el Partido Socialista Polaco, el Partido Laborista y el Partido Nacional. VER GOBIERNO POLACO EN EL EXILIO.



Ejército Polaco en Francia 
De octubre de 1939 a febrero de 1940 será en el campamento bretón de Coëtquidan, donde se reorganizará el renacido Ejército Polaco. Para ello contaran con nuevos reclutas surgidos de las numerosas colonias polacas de emigrantes en el país y el extranjero (unos 45000) además de los militares y civiles que de forma individual o en pequeños grupos llegan procedentes de la Polonia ocupada vía Hungría y Rumanía (unos 35000). Es destacable que a pesar de su marcado carácter ideológico, no bien visto por  la oficialidad, antiguos combatientes de la Brigadas Internacionales “Dabrowscianos” bien surgidos del tristemente célebre campo de Gurs o de toda Francia solicitaron ser admitidos e ingresan en unidades de combate.

Superando dificultades, las fotografías de la época muestran a los soldados equipados de forma similar a antiguos “Polius” de la Primera Guerra Mundial, el entrenamiento de las tropas prosigue y con vistas a la planeada expedición de Finlandia, finalmente se enviarían a Noruega, se crea una Brigada de Cazadores de Phodale (Montaña). Esta vera acción junto al resto de unidades francesas en abril de 1940 en Ankenes. Participara en duros combates hasta ser retirada con el resto de la fuerza expedicionaria para intentar defender Francia, desembarcado en Brest el 14 de junio, desaparecerá como unidad operativa en los intensos combates por la península de Bretaña. Durante su paso por Noruega combatiría junto a ex republicanos encuadrados en la 13º Legion d´Etranger Demi-Brigade”. VER BRIGADA DE CAZADORES DE PODHALE.

En el momento de la invasión alemana, 10 de mayo 1940, además de varias escuadrillas y la Brigada de Phodale ya combatiendo en Noruega y que regresaría a Francia para ser destruida,  el renacido Ejército Polaco contaba con 4 divisiones de infantería, dos de ellas casi operativas, 1º División de Granaderos y 2ª División de Fusileros desplegadas respectivamente en el saliente del Saar y Belfort junto a la frontera suiza.




La Primera División de Granaderos (16,165 soldados) al mando de Bolesław Bronisław Duch tenía su base en Lorena, y formaba parte de la Línea Maginot desde el 9 de junio como parte del 4º Ejército francés. Luchó desde el 14 de junio. Después de dos días, después de haber resistido los asaltos alemanes en sus posiciones cerca de Lagarde, se vio obligado a replegarse, cubriendo la retirada de la 52ª División francesa. El 21 de junio, con el colapso de las defensas francesas ya cercana, el general Duch ordena que la unidad se disuelva. Gracias a esta decisión  muchos de los soldados, incluido el propio Duch  pudieron llegar al Reino Unido.

La Segunda División de Fusileros de Infantería (15,830 soldados) dirigidos por  Bronisław Prugar-Ketling se establece entre finales de diciembre de 1939 a mayo de 1940 en Parthenay, en el oeste de Francia. Al mando de este oficial la división es asignada a las defensas alrededor de Belfort.  Participó en intensos combates del 17 al 19 de junio cerca de los ríos Doubs y Saône, donde detuvo el ataque alemán en las colinas de Clos-du-Doubs. No obstante debido a la retirada de las fuerzas francesas cercanas logra abrirse paso a Suiza entre el 20 y el 21 de junio de 1940, donde sus soldados (incluido el General Prugar-Ketling) serán internados para el resto de la guerra.

En cuanto a las otras dos divisiones, la 3ª División parcialmente equipada y entrenada participó en los combates por Bretaña donde resultó destruida, algunos de sus hombres pueden embarcar en Saint Nazaire,  mientras que la 4ª y última división, tampoco operativa no llega a entrar en combate y será evacuada a Inglaterra.



Pilotos polacos en la campaña por Francia 1940
Paralelamente a la creación de unidades de tierra un anexo del acuerdo franco-polaco permitía la creación de 4 “Groupes de Chasse  que serían los denominados:

·          I Groupe de Chasse de Varsovie - lieutenant-colonel Leopold Pamuła
·         II Groupe de Chasse de Cracovie - Poznań - commandant Mieczysław Mümler
·         III Groupe de Chasse de Dęblin - commandant Józef Kępiński
·         IV Groupe de Chasse - commandant Eugeniusz Wyrwicki

De ellos el tercero fue asignado como parte de la fuerza expedicionaria que se estaba creando con vistas a apoyar a Finlandia en la guerra que en ese momento mantenía con la URSS. Así dada la premura, al igual que la Brigada de Cazadores dePodhale, su entrenamiento y equipación fueron acelerados dotándosele inicialmente con aparatos Morane-Saulnier MS.406 y para el entrenamiento de Caudron C.714.  No obstante poco antes de la fecha de salida es reequipado totalmente con los inferiores Caudron, seguramente los francés pretendían mantener los mucho más eficaces  MS406 en casa.



En Marzo de 1940 el cese de la guerra entre ambos países pone fin al proyecto pero el III Groupe de Chasse se considera operativo por el Ministerio del Aire quien lo renombra en Abril como Groupe de Chasse Polonaise de Varsovie, GC I/145.Siendo la mayor unidad aérea polaca que participará en los combates, ese mes recibe un puñado de MS406 e inicia sus operaciones de vigilancia sobre los cielos de Lyon.
El 10 de mayo de 1940 la wehrmacht inicia las operaciones que darían lugar a la caída de Francia y ese mismo día el aeródromo de Lyon-Bron es atacado en dos ocasiones por aparatos de la Luftwaffe. Sin haber sufrido pérdidas los pilotos polacos son movidos a Mions y suministrados con más aparatos tipo Caudron, los MS406 escaseaban. Con 35 aparatos de este tipo el 18 de mayo de 1940 sufren su primera baja, Witold Dobrzyński, durante un accidente en vuelo, para entonces todos los pilotos ha habían expresado sus quejas ante la baja efectividad del avión francés ante los muy superiores modelos alemanes.

El 25 de mayo el ministro de Guerra francés ordena la retirada de todos los Caudron C.714 del servicio operativo, pero sin monturas alternativas los pilotos polacos desoyen la orden y continúan realizando salidas de combate. A pesar de esta desventaja el buen hacer de los pilotos polacos pasa su factura a los alemanes y por ejemplo el 3 de Junio desde el aeródromo de Vernouillet, al oeste de París, tres cazas polacos (Marmier , Tenientes Czerwiński y Żukowski) intercepta una incursión de 3 He 111 de los cuales derriba dos. Poco después algunos pilotos serán enviados a Angers, sede del Gobierno Polaco en el exilio, y reequipados con cazas Bloch MB.152.

El 8 de junio, 5 Caudrons liderados por el Comandante Józef Kępiński atacan a un grupo de aproximadamente 20 Messerschmitt Bf 109 y a pesar de la superioridad numérica y material de los alemanes, los polacos registran una probable victoria. Al día siguiente, todo el grupo es enviado a Bernay, cerca de Rouen, donde se une a otros dos grupos de caza franceses, GC II / 10 y GC III / 10. Alrededor de las dos de la tarde, el escuadrón encabezado por el comandante Kępiński en patrulla cerca de Vernon alcanza una formación de 25 bombarderos Do 17 escoltados por unos 20 Messerschmitt Bf 109. En los combates que se suceden los polacos acreditan la destrucción de tres cazas alemanes y un bombardero a cambio de la perdida de tres pilotos, Jan Obuchowski, Lech Lachowicki-Czechowicz y Edward Uchto, además de 4 aparatos en aterrizajes forzosos.



El 10 de junio, el grupo es enviado a Dreux pero durante el traslado un grupo de 12 aviones  ataca a 15 Dornier Do 17  y 10 Me 109 de los cuales el Teniente Jerzy Czerniak derriba a dos bombarderos y  los Tenientes Aleksander Żukowski y Tadeusz Czerwiński, uno cada uno. Sin embargo el comandante Józef Kępiński, mando del Groupe de Chasse, es gravemente herido sufriendo además la perdida de otro aparato y daños en tres más. Tres días después en Chateauroux y ya al mando del Capitán Piotr Łaguna reciben unos cuantos Bloch MB.152 que palian en parte las pérdidas del GC I / 145.
Ya estamos a mediaos de Junio de 1940 y la situación de Francia en desesperada y en medio de este caos una de las medidas que se toman es la partición de la unidad polaca y su envío como refuerzo  a otros Groupe de Chasse. Ocho pilotos al mando del Capitán Wczelik se unien al GC I / 1, mientras que otros ocho dirigidos por el Teniente Wilczewski pasan al GC I / 8, ambos equipados con Dewoitine D.520. Al día siguiente, un grupo de tres aviones derriba un Heinkel He 111 aislado. Esta sería la última victoria de la unidad en la batalla de Francia. Al día siguiente, los pilotos son evacuados al puerto de La Rochelle, desde donde serán evacuados a Inglaterra  y proseguir la lucha. Al menos  trece pilotos del  GC I / 145 serán  incorporados al 302 escuadrón recién creado dentro de la RAF. VER ÁGUILAS POLACASSOBRE INGLATERRA.

Durante la batalla por Francia únicamente unos 150 pilotos polacos participaron en este y otras unidades de  acciones de combate. En ellas al mando de aviones como los Moraine Saulnier MS 406, Caudron Cyclone CR 714 o Dewoitine D.520 se apuntaron el derribo de 50 aparatos y 11 victorias compartidas. Su máximo anotador fue Eugeniusz Jan Adam Nowakiewicz con 3 derribos confirmados en el GC II/7.

10e Brigade de Cavalerie Blindée Polonaise
Hemos hablado de infantería y aviación pero no podemos olvidar a Maczek. Este  que una vez alcanzada la seguridad de Francia  no olvida su antigua unidad y no queriendo desaprovechar los conocimientos de sus veteranos, pide con el apoyo de Sikorski la creación de una “División Légère Mécanique”. Para ello e intentando evitar la disgregación de sus soldados, establece un campo de entrenamiento de caballería y armas blindadas en Paimpont y Campenéac. Allí de manera un tanto “discreta” concentra a todo conductor, mecánico o especialista que localiza mientras espera  la autorización francesa. Las presiones polacas dan sus frutos y este embrionario centro de formación se traslada junto con Maczek y, cesa como oficial al mando de la 1ª División,  en febrero de 1940 a la región de Bolléne – Orange (Avignon) donde se formaran la 10ª Brigada de Caballería Blindada “10e Brigade de Cavalerie Blindée Polonaise” y diversas unidades de apoyo.  No obstante las autoridades francesas no parecen darles prioridad y reciben escaso y anticuado material. Pese a ello la moral se mantiene y el entrenamiento, enriquecido por la experiencia de la pasada compaña, prosigue. Maczek cuenta en sus memorias que durante unas maniobras en abril se llegaron a utilizar gruesos bastones para simular ametralladoras pesadas.

Maczek en Francia 1940


Todo esto cambiará repentinamente con el ataque alemán, el 10 de mayo las divisiones panzer se adentran rápidamente en Francia y la oficialidad francesa se ve necesitada de toda unidad acorazada que pudiese desplegar. Como consecuencia Maczek recibe la orden de desplazarse en ferrocarril entre los días 27 y 30 de mayo junto con sus hombres a Versalles y Arpajon en las cercanías de Paris. Allí recibirán de la noche a la mañana el material y personal al que tan solo unos días se les denegaba todo acceso, vehículos, cañones, carros en una cantidad difícil de amalgamar e instruir como unidad en tan poco tiempo. La premura es total y ante la obligación de dirigirse al frente Maczek opta por formar un escalón avanzado con sus mejores hombres y maquinas con la vana esperanza de que el resto se le iría uniendo poco a poco.

Contaba con un batallón de carros plenamente equipado con R35 y R40, un escuadrón del 10º regimiento de cazadores con un sección de motocicletas, un escuadrón del 24º de Ulanos con una sección de motocicletas, una batería anticarro, una batería antiaérea, una sección de transmisiones y otra de tráfico.  El 16 de junio alcanzan Châteu de la Cordeliére y reciben nuevas órdenes, encabezar un ataque de la 235º División de Infantería y la 3ª División Curisassée sobre Semur tomando la localidad de Montbard y su puente sobre el canal de Bourgogne para intentar abrirse camino al oeste. El desplazamiento se realiza con grandes dificultades al encontrar la carretera atestada de vehículos civiles y militares que fuera de todo control intentan escapar del avance alemán. Es significativo que en medio de este caos una batería de artillería francesa que se retiraba bajo las órdenes de un capitán, aunque da una información bastante precisa de la presencia de fuerzas alemanas en la localidad, rehúsa participar en la operación alegando falta de órdenes por parte de sus superiores.  Sin más apoyo que sus propias fuerzas Maczek decide basar todo su plan en el factor sorpresa y lanzar sus carros encabezando el ataque en un asalto nocturno.



Esa noche a las 21 h un escuadrón de carros e infantería motorizada contactan con el enemigo, 66 regimiento de la 13ª División de Infantería,  y tras un combate feroz toman el pueblo. No obstante los alemanes mantienen con firmeza la otra orilla del canal y vuelan el puente, la posición se mantiene toda la noche pero al amanecer las esperadas unidades francesas no llegan y Maczek ordena la retirada dirección Dijon para evitar ser copado. El 17 se termina el combustible y los vehículos son abandonados cerca del pueblo de Moloy, los 600 hombres supervivientes han de continuar a pie.

A la mañana siguiente se hace evidente la imposibilidad de cruzar las líneas, Dijon ya está en manos alemanas, por lo cual se ordena la formación de pequeños grupos al mando de suboficiales y oficiales con el objetivo de alcanzar la zona de Francia aun no ocupada y reagruparse. Maczek junto al Teniente  Coronel Skibiski, Capitán  Stankiewicz, Sargento  Kochanski y el teniente francés Bonvalet realizan una marcha a pie de 18 días, esquivando patrullas alemanes y usando rutas poco transitadas se van abriendo camino hacia al Sur hasta llegar a Clermont-Ferrand.

Evacuación a Gran Bretaña, la lucha continua.
En Junio de 1940 la caída de Francia parece inevitable y  por tanto ya sólo quedaba una posibilidad para continuar la lucha, Inglaterra.  El 18 de junio Sikorski vuela a Londres y se entrevista con Wiston Churchill ofreciendo a la defensa de Gran Bretaña  la ayuda de las unidades polacas que  aún permanecían en Francia en caso de que esta aun pretendiese mantenerse en la guerra. El  Primer Ministro, dadas las circunstancias y en un alarde de flema británica admirable, asegura su intención de luchar hasta la victoria final y da órdenes  para facilitar la evacuación de todo el personal civil y militar polaco para su posterior concentración en el aérea de Glasgow, Escocia. Gracias a su intermediación y dentro del marco de la Operación Ariel o Aerial, entre el 15 y 25 de Junio algo más de 190000 combatientes de diversas nacionalidades fueron evacuados de los puertos atlánticos franceses,  entre ellos unos 24000 polacos consiguen con grandes dificultades salir de Francia. Para otros el camino sería aún más penoso, poco a poco desde la zona no ocupada  mientras aún se mantenían abiertos los puertos o de forma individual vía España, irían llegando a las costas inglesas. El propio Maczek desde Marsella, con documentación falsa, viaja a Marruecos y desde Casablanca a Lisboa para allí volar a Inglaterra, aterrizando en Bristol el 21 de septiembre de 1940.



Francia se ha rendido, EEUU no entraría en la guerra hasta diciembre de 1941 e Inglaterra se encontraba sola frente al eje. Necesitados de tropas, Churchill firma el 5 de agosto de 1940 un acuerdo de cooperación militar con el gobierno polaco, ya exiliado en Londres, por el cual permitía el estacionamiento de un ejército polaco en territorio británico. La urgencia y gravedad del momento es a todas luces manifiesta, dado que se quebranta conscientemente la legislación del Reino Unido que obligaba al Primer Ministro antes de consentir este tipo de acciones a buscar la aprobación del  parlamento. El 22 de agosto gracias al Allied Forces Act todas las unidades polacas quedan equiparadas en derechos a los ejércitos de la Commonweatlh. Esto implicaría el permiso para el reclutamiento y creación de nuevas unidades, así como el control por parte de estas de las autoridades polacas. Es decir que aunque bajo mando operacional británico, se considerarían a todos los efectos un ejército aliado a cargo de sus propios oficiales. Para entonces las fuerzas de tierra polacas contaban con un puñado de brigadas de infantería, algunas ante la falta de personal no eran más que esqueletos de futuras formaciones, agrupadas desde el 28 de septiembre en el I Corps (polaco) al mando del General Marian Kukiel.   Acantonados en Escocia se dedicaran a las monótonas y rutinarias tareas de entrenarse, vigilar y fortificar la costa desde Aberdeen a Edimburgo en previsión de posibles desembarcos alemanes.



CONTINÚA EN:

No hay comentarios:

Publicar un comentario